“Nuestros antecesores nos dejaron una responsabilidad muy grande y siempre es un desafío llevarla adelante: no debemos fallar”

Aún con las nuevas imposiciones que genera la pandemia, los bomberos mantienen el cuartel y su servicio más activos que nunca. Obras, capacitaciones y nuevas herramientas a la orden del día.

Una de las visitas destacadas que formaron parte de nuestro espacio radial de los sábados al mediodía en La Brújula 24 fue la de Norberto Colace, quien compartió un resumen sobre las principales obras, equipamiento y funcionamiento actual de los Bomberos Voluntarios de Ingeniero White.

“La pandemia nos cambió muchas cosas. Siempre le decíamos a la gente que venga al cuartel y ahora le tenemos que decir que no lo hagan. En su momento, tuvimos que frenar los trabajos que estábamos haciendo y los tiempos de estadía en el cuartel también cambiaron”, mencionó sobre este contexto de pandemia.

–¿Cuáles son las obras más importantes que están impulsando?
–Una de las que fuimos retomando es la ampliación del destacamento, donde se está aprovechando el nuevo espacio de la esquina para cambiar la salida de los vehículos (por Neuquén) y agrandar la sala y los espacios del lugar. Con el destacamento de Villa Ressia estamos en permanente contacto y con un intercambio de gente continuo.

“Por otro lado, este año encaramos la puesta en escena de una especie de museo en la esquina de Mascarello y la cortada de Muñoz. Es algo que teníamos en mente hace mucho tiempo para que se luzca la Unidad Nº1, que fue declarada patrimonio de la institución. La idea es poner fotos y elementos viejos para que la gente pueda verlos. Nuestros antecesores nos dejaron una responsabilidad muy grande y siempre es un desafío llevarla adelante. No debemos fallar”, aseguró Colace.

Las obras también incluyen un mejoramiento en la sala de capacitación, con renovaciones en el sistema de audio e iluminación.

“Más allá de los subsidios y los ingresos que llegan por la tasa ambiental, una de las cosas fundamentales para lograr estos objetivos es la buena administración que tiene la comisión directiva. Nos acompañamos entre todos. Nosotros no pedimos cosas rara y ellos cumplen en todo”, aseguró.

“Por otro lado, nos adecuamos a las normas internacionales relacionadas con la limpieza de equipos a partir de una lavadora nueva que compramos para el mantenimiento de la ropa de cada bombero. Estamos hablando de cuestiones puntuales de temperatura y centrifugado de última tecnología”, agregó.