Profertil

Llegan los smartphones segmentados, especiales para chicos y jubilados

En un mercado con alta penetración, una firma local lanzó un modelo para menores y otro para mayores de 65 años, los dos segmentos donde menos se usa celular y con mayor potencial.

El mercado de telefonía celular creció a pasos agigantados en los últimos años, a tal punto que está encontrando su techo.
Se estima que la penetración en el mercado local alcanza al 74% de los argentinos desde 2013 y a las empresas les cuesta ya conseguir nuevos usuarios a quienes conquistar.

Según un estudio de la consultora Kantar Worldpanel, sólo dos grupo etarios permitirían hacer crecer a este mercado: los chicos de 7 a 13 años edad, donde la penetración es de sólo el 35,6%, y los mayores de 65 años, entre quienes sólo un 56% tiene celular.

No casualmente una empresa argentina acaba de lanzar recientemente un smartphone orientado 100% a los chicos y, en un mes más, presentará otro para mayores de 65 que no usan celular porque les cuesta adaptarse a esta tecnología.

Coradir, una empresa nacida hace 20 años en San Luis, enfocada inicialmente en el mercado gubernamental y corporativo de computadoras, que se hizo más conocida luego por los decodificadores digitales para los televisores, se lanzó de lleno desde el último mes a los smartphones: primero presentó dos modelos más generales, uno de ellos con 4G, pero luego avanzó hacia los teléfonos segmentados en diferentes nichos, con características especiales.

«Habíamos lanzado nuestro decodificador Ibox, que además de TDA (Televisión Digital Abierta) incluye el sistema Android, que convierte a la TV en una computadora o tablet; con ese desarrollo ya teníamos la tecnología para fabricar un smartphone», explicó Juan Manuel Baretto, presidente de Coradir.

Enfocarse en segmentos especiales del mercado fue una estrategia destinada a encontrar su lugar en un mercado dominado por las marcas internacionales. «Lanzamos un smartphone 4G a un muy buen precio, cuando todavía no había en el mercado. Y después otro pensado para chicos. En un mes vamos a presentar un modelo para adultos mayores que no usan celular y, en dos meses más, otro destinado a quienes usan mucho el teléfono y se quedan rápidamente sin batería», destacó.

El modelo destinado a los chicos permite a los padres tener el control sobre el uso del teléfono y rastrear la ubicación del celular. A diferencia de las aplicaciones que existen en el mercado enfocadas al mismo propósito, aclara Baretto, el modelo Coradir Kids permite a los padres controlar 100% el uso del teléfono y tiene un GPS para saber su ubicación en todo momento; pero al no ser aplicaciones, sino un administrador de dispositivos instalado de fábrica, no pueden desactivarse de ningún modo. «Le devuelve el poder a los padres, no pueden desinstalarse esas características porque están por debajo del sistema operativo. Así, pueden controlar qué hacen los chicos y ellos, que muchas veces saben más de tecnología que los padres, no pueden quitar esas opciones», explicó Baretto.

En tiempos donde los padres temen que los chicos se contacten con extraños por las redes sociales o por aplicaciones del celular, este modelo apunta a dar cierta tranquilidad a través del control a distancia. Da una rápida y precisa localización del celular, en todo momento, en un mapa; cuenta con un botón antipánico y genera alertas a los contactos predeterminados. También provee de un historial por fecha y hora de llamadas entrantes y salientes e incluso avisa cuánta batería tiene. Emite una señal sonora y bloquea el dispositivo en caso de extravío o robo. Permite saber qué aplicaciones están siendo usadas o fueron instaladas, y bloquear las no deseadas, todo desde manera remota, desde un sitio de Internet o con una aplicación Android.

Tiene una pantalla de 4 pulgadas, Quad Core 1.3GHz, Dual SIM, Cámara de 5 Mpx, Android Kitkat y GPS. Lo empezaron a vender, liberado, sin acuerdo con operadoras, hace poco más de un mes, a $ 3.000 al público y les «está yendo muy bien», asegura Baretto.
En un mes, lanzarán el modelo Coradir Senior, con el mismo hardware pero enfocado en personas mayores o con problemas a las que les cuesta usar celular o tienen la capacidad visual reducida. Tiene letras más grandes, botón antipánico en caso de emergencia, GPS para saber la localización, un menú de fácil uso, y permite además administrar una agenda de manera remota, para, por ejemplo, recordar ciertas actividades o el momento en que se debe tomar una medicina. «Está pensado para personas mayores que viven solas», explicó Baretto.

En dos meses más, la empresa prepara también el lanzamiento del modelo Coradir LBS50 3G, que tiene el doble de batería que la estándar y está «pensado para quien usa mucho el celular por trabajo y se queda sin batería a mitad del día», explicó el ejecutivo. El modelo, con pantalla de 5″, tiene una batería de 3300 mAh.
De esta manera, apuntando a los segmentos menos desarrollados y con mayor potencial, la empresa argentina espera crecer y hacerse de un lugar en un mercado dominado por las grandes marcas internacionales.

Fuente: Cronista.