Profertil

«Tulio siempre decía que la plata no le importaba; con los amigos que tenía ya había ganado suficiente»

Desde su formación escolar, sus trabajos y la apertura al mundo de las cantinas, Tino Diez resumió los aspectos salientes de la vida de Tulio Angelozzi, uno de los personajes más reconocidos de White.

Como complemento de las historias de las cantinas que formaron parte de los encuentros previos, el capítulo 890º de IngenieroWhite.Com, emitido por La Brújula 24, contó con otro segmento de «Historias Atinadas», a cargo de Tino Diez, y la vida de un personaje único: Tulio Angelozzi.

«Tulio es un símbolo de White. Fue a la primera escuela de la localidad, a cargo de Orlando Traversa, en calle Mascarello. Y terminó en la Escuela 13, cuando estaba ubicada en Avenente y Cabral. También fue a los scouts y fue dirigido por el propio Ernesto Pilling», detalló Tino sobre los primeros pasos del joven Tulio.

«Ya de grande entró al ferrocarril como guarda; lo trasladaron a Río Colorado y, como no podía estar lejos de White, aguantó 4 meses. Después fue pasa-leña hasta que entró en la Junta Nacional de Granos», apuntó.

Luego, el paso del tiempo, dio paso a la etapa más destacada y la puesta en escena de las cantinas: Cantina Tulio y, luego, Il Vero.

«Tulio decía que no le interesaba la plata. Con los amigos que tenía, ya había ganado suficiente. Incluso, no quería temas tristes; quería alegría», recordó Tino sobre los agasajos y el fuerte vínculo que tenía con el tango.

En el medio del relato, nuestro historiador recordó la fiesta de los 80 años de Tulio, con audio incluido, anécdotas y frases destacadas que compartimos a continuación.