Profertil

Profertil en el Congreso Maizar, con Tecnologías que impulsan la sustentabilidad

La compañía presentó la tecnología eNeTOTAL Plus, un producto que aporta una mayor eficiencia en el uso de nitrógeno y un mejor cuidado del medio ambiente.

Cuando la cosecha de maíz ya entra en la recta final y los productores empiezan a planificar la nueva campaña, la 2021/22, el congreso de MAIZAR fue el escenario ideal para presentar las últimas novedades sobre las tecnologías que harán que el cultivo sigan creciendo en productividad y sustentabilidad.

Entre esas tecnologías se destacó una que presentó Profertil, la empresa líder del país en elaboración de urea granulada, un fertilizante nitrogenado clave para el cultivo. Se trata del eNeTOTAL Plus, un producto que aporta una mayor eficiencia en el uso de nitrógeno y un mejor cuidado del medio ambiente.

El congreso de MAIZAR es la principal cumbre de la cadena maicera de la Argentina y se llevó a cabo de manera virtual el pasado martes 18 de mayo bajo el lema “El futuro es hoy”. Como es habitual, convocó a los principales actores del sector, entre productores, técnicos y empresas del sector.

Entre los destacados referentes que participaron estuvo Mirta Toribio, Coordinadora de Investigación y Desarrollo de Profertil, quien recordó que “el 50% de la productividad y calidad de los cultivos se debe al uso de fertilizantes”. Al mismo tiempo, indicó que “la nutrición debe ser sustentable y responsable, cuidando la salud del ambiente y la sociedad”.

En ese camino, el maíz juega un rol fundamental. Actualmente, el cultivo está promediando una cosecha que lo volverá a convertir en el más importante del país, con unas 50 millones de toneladas de producción, por arriba de los 45 millones que se estima que se obtendrán de soja.

Para potenciar y asegurar ese crecimiento, una buena fertilización es clave. Por eso, Toribio explicó las ventajas del eNeTOTAL Plus. Detalló que permite un máximo aprovechamiento del nitrógeno aplicado en superficie, ya que evita las pérdidas de N por volatilización del amoníaco.

“A medida que aumentan las dosis de fertilizantes, este producto reduce hasta 21% las emisiones de gases de efecto invernadero e impulsa el aumento del secuestro de carbono a través de los cultivos, ya que aumenta su rendimiento”, explicó la especialista. “Si hablamos de emisiones netas, en términos de kilos de granos producidos por kilo de CO2 eq emitido, el eNeTOTAL Plus es 40% más eficiente”, agregó.

Estas tecnologías, que hacen más productivo y sustentable al maíz, están apuntalando el crecimiento del cultivo, que ya lleva siete campañas consecutivas de expansión en su superficie sembrada. Según la Bolsa de Comercio de Rosario, en el ciclo agrícola que está terminando, el 2020/21, se implantaron más de 7 millones de hectáreas del cereal.

Para todos quienes sembraron maíz y están pensando en volver a hacerlo este año, Toribio recordó que “los fertilizantes deben ser aplicados teniendo en cuenta las Mejores Prácticas de Manejo (MPM), que se basan en cuatro aspectos: la dosis, la fuente, el momento y la forma correcta de aplicación”. Además, recordó que la empresa tiene múltiples herramientas y programas al servicio del productor.

Por ejemplo, el modelo de simulación Maicero, que permite definir la mejor forma de manejar la fertilización del cultivo de maíz en distintas zonas del país. También programas de capacitación como ProSuelos, que busca concientizar sobre la importancia del análisis de suelo como herramienta de diagnóstico, o los MIT (Modelo de Innovación y Tecnología), eventos de capacitación a campo sobre nutrición de cultivos.

Pero, más allá de las herramientas, durante el congreso de MAIZAR la ingeniera de Profertil llamó “a volver a hacer agronomía, analizar los temas, evaluar cuándo puede haber pérdidas de nitrógeno, considerar la multiplicidad de factores que impactan en la probabilidad de volatilización y utilizar las MPM”. Cerró diciendo que, de esa manera, “crecerá la cosecha, habrá mayor secuestro de carbono y menos emisiones de gases de efecto invernadero por kilo de grano producido”.