Profertil

El futuro es nuestro

Nadie duda del potencial energético que encierra Vaca Muerta, las cifras son impactantes: los recursos de shale gas (gas entrampado en la piedra) representan 25 veces las reservas actuales de la Argentina y alcanzarían para abastecer el consumo del país por unos 200 años.

Sólo con la producción de mil pozos (hoy hay más de 300), el ingreso adicional de divisas superaría los US$ 23.000 millones y se crearían unos 75.000 puestos de trabajo directos, según un estudio del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas.

También es indiscutible que ese escenario futuro será una realidad en mucho menos tiempo del que pensamos, por lo que es esencial que en Bahía Blanca comencemos a trabajar, tanto el sector público como privado, en la planificación de las obras que la ciudad y el sector industrial requieren para responder con efectividad al desafío de un crecimiento del Polo Petroquímico local, ya que el gas y petróleo que se produzca en Neuquén pasarán por los gasoductos/oleoductos de Bahía Blanca.
Por lo pronto, las empresas de la AIQ ya están preparándose para ese futuro, en el caso de Dow Argentina haciendo este año una inversión de 450 millones de pesos para ampliar la capacidad productiva de sus instalaciones en Bahía Blanca. Gracias al emprendimiento, la empresa estará en condiciones de continuar abasteciendo el creciente mercado local de productos plásticos, además de aumentar sus niveles de exportación al Mercosur, sobre todo a Brasil. Por su parte Compañía Mega está haciendo ajustes en sus equipos para adaptarse a las nuevas composiciones del gas que ya le están llegando de Neuquén, por efecto de los pozos de shale gas que están en explotación.

Asociado a ese crecimiento seguro del Polo Petroquímico están todas las empresas radicadas en el Parque Industrial y en el puerto local, que dan servicio a las productoras principales, ellas también deberán prepararse para responder a las nuevas demandas planeando un crecimiento ordenado de sus instalaciones y recursos humanos.

Finalmente, el gran desafío es para la sociedad toda de entender que el futuro de Bahía Blanca está indisolublemente atado al destino del sector industrial y portuario.

Trabajando en forma mancomunada hoy, con metas claras y un plan de acción con objetivos concretos en diferentes horizontes de tiempo, haremos realidad mañana el futuro promisorio que representa Vaca Muerta para el país y para nuestra ciudad.

Fuente: AIQ reporte Abril de 2015.