Profertil

De White al Ministerio de Economía de la Nación: la historia de Natalia Capurso y su vínculo permanente con nuestra localidad

Con jornadas intensas, de más de 10 horas de estudio y análisis, este año llegó la gran chance y la designación de ser parte del Ministerio de Economía. Una historia que nace en calle Lautaro y termina en el Palacio de Hacienda de la Nación.

Hace 12 años se recibió de Licenciada en Economía en la Universidad Nacional del Sur e inició un camino de pleno crecimiento en Capital Federal, logrando ser designada Subsecretaria de Servicios Financieros en el Ministerio de Economía de la Nación.

En el medio de días movidos, cambios y medidas que buscan mejorar la situación del país, la whitense Natalia Capurso formó parte de nuestra emisión radial de los sábados al mediodía contando su historia, el desafío actual y su formación para llegar a este cargo de suma jerarquía.

“Más allá del contexto actual, es una oportunidad y un desafío muy grande. Las cosas se presentan y uno tiene que saber si quiere dar esa batalla. Yo soy de la planta permanente del ministerio e ingresé en 2018 a través de un concurso público. Empecé como asesora de planta y en 2020 me designaron directora de análisis financiero. Y ya este año fui designada directora nacional de sistema financiero”, comentó en la carta de presentación.

Y agregó: “esta propuesta llega en medio del cambio de gobierno. Yo ya formaba parte del ministerio, pero no tan cercana al equipo de Guzmán. Con la llegada de Silvina Batakis, decidí aceptar este desafío; vinieron semanas convulsionadas y momentos de incertidumbre, con angustia personal en el medio, hasta la llegada de Sergio Massa y la confirmación de nuestros roles”.

–¿Cómo es un día de trabajo en tu vida?
–Son jornadas laborales súper intensas. Empiezo a las 8.30 de la mañana y termino a las 20 horas. Hay mucho trabajo y pensamos muchas medidas. El equipo se está consolidando y el desafío es gigante. Son 10 horas por día y a veces se extienden durante los fines de semana.

“Pienso que la expectativa de cambio fue buena y el mercado hizo una lectura favorable. Hay variables económicas que influyen permanentemente en la vida de la gente y esas señales las miramos siempre. Las primeras impresiones fueron buenas. Yo tengo mucha esperanza en que esto funcione y podamos mejorar todos los desequilibrios que hay”, se esperanzó Natalia.

Y dejó en clara su corriente de pensamiento: “nada de clásicos, ni liberales: soy keynesiana. Cuando empecé en la universidad había muchas cosas que no entendía y, con el transcurso del tiempo, uno se va formando y descubriendo el camino. Me refiero a lo académico y a todo. Mis pensamientos van por ese lado. Nada tengo que ver yo con lo que decía Adam Smith, sino con una economía popular que trata de dirimir las desigualdades mediante la intervención del estado”.

-¿Qué lugar ocupa White dentro de esta vorágine y a la distancia?
–White significa todo y tengo mis afectos allí. Mis amigas, mis vecinos y mi familia. Voy muy seguido, cada tres meses. Cuando pienso en White, pienso en todo lo lindo. Yo fui al Sarmiento y seguí en el Mosconi. Luego estudié la licenciatura en economía en la UNS. La pobreza fue algo que siempre me movilizó y la forma de hacer algo para mejorar la vida de la gente. Como la carrera de ciencias políticas no era viable, a mis 18 años pensé en hacerlo a través de la economía. Así empezó todo…

“Juricich es mi segunda familia. Luciana es amiga de toda la vida. Belén Rodríguez, Antonella Terrón Muñoz, también son amigas de toda la vida. Leila Corradi, De Rosa. La mayoría de mis amigas las conservo desde esa época. Cuando en 2010 me recibí en la Uni, sabía que tenía que ir porque Bahía tenía muy poca salida laboral. Así que ese año me fui a Buenos Aires e inicio mi camino en la Bolsa de Comercio hasta llegar a lo público y al cargo que ocupo actualmente”, concluyó Capurso.