Profertil

«Comercial me dejó muchas cosas y siempre digo que en White me trataron como si fuese uno más de la localidad»

Recordando principalmente el título de 1989 en la Liga del Sur, "Ñoqui" Santiñaque formó parte de IngenieroWhite.Com destacando las vivencias de aquellos años tan recordados por la parcialidad portuaria.

De paso por nuestra localidad y justamente aprovechando la estadía para visitar a su querido Club Comercial, el sábado pasado conversamos con el recordado Sergio Santiñaque, quien dejó su huella en White y lazos firmes con la gente del puerto que aún hoy mantiene vivos, a casi 30 años de su paso por la entidad verdiamarilla.

«Siempre vengo a White y paso a saludar a familias como Marino, Brizzi. Siempre estoy en contacto. Al club lo veo creciendo. Hay canchas nuevas en el predio de las menores y se nota el avance. Cuando yo jugaba eso era todo campo. Veo una comisión que está trabajando», señaló Santiñaque, quien está radicado en Viedma y divide su tiempo entre el trabajo en el Instituto de la Vivienda y la dirección técnica de un equipo de veteranos.

«Comercial me dejó mucho y siempre me trataron como si fuese de acá. Quedó un cariño inmenso con la gente y me hacían sentir muy importante. Yo vine de La Plata y siempre digo que el club es como mi segunda casa. En esos tiempos, Comercial tenía muchos jugadores de afuera y yo llegué por intermedio de Jorge Vidal», destacó Ñoqui.

«Fueron 6 años, desde 1986 hasta el ’92. Vivía en el club y me acuerdo de todo. El puerto, las lanchas con pescado fresco, las comidas. La pasaba muy bien con la gente. El equipo del ’89 tenía grandes jugadores y quedó en el recuerdo para siempre. El torneo era muy duro y había grandes jugadores. Lo primero que se me viene a la mente es el gol olímpico de Negrín en la final, la vuelta y la alegría de la gente de Comercial. Y también, la final con Sporting en Olimpo; eso fue algo impresionante», resumió Sergio.