Profertil

Bandoneón, números romanos, la tapa de El Gráfico y la Oficina de Adelantos formaron parte de otra serie de anécdotas ferroviarias junto a Tino Diez

Luego del disparador de la semana pasada, nuestro historiador completó los recuerdos del ferrocarril con otra serie de relatos que describen a la perfección a uno de los sectores más destacados de la historia de la localidad.

Con otra edición del ciclo «Historias Atinadas», a cargo de Tino Diez, el capítulo 907 de IngenieroWhite.Com, emitido por La Brújula 24, volvió a resumir algunas anécdotas sobre el pasado de la localidad dirigidas nuevamente a la época del auge del ferrocarril.

En esta oportunidad, Tino completó su introducción con el relato «White, sos un traje de payaso» y un breve comentario sobre las ocupaciones que existían a la hora de ingresar al ferrocarril, como peón o mensajero.

Justamente, los mensajeros y los jóvenes trabajadores que daban sus primeros pasos en los años ’40 y ’50 formaron parte de las anécdotas compartidas durante este miércoles.

En primer lugar, Tino contó un suceso que tuvo lugar en la Estación Spurr protagonizado por un joven que tocaba el bandoneón en sus ratos libres hasta que fue descubierto por el jefe…

En segundo lugar, hubo otra anécdota entre un joven ferroviario y los números romanos; un vendedor de diarios y una sutil estafa con una tapa de El Gráfico, en tercer lugar; y por último, una carta firmada con un final disparatado en la oficina de adelantos del ferrocarril.