Profertil

Cadetes de la Escuela Naval Militar, de la Escuela Nacional de Náutica y Cursantes CUINA recorrieron Puerto Belgrano

Navegaron desde Buenos Aires a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar” que arribó a Puerto Belgrano.

Durante dos jornadas, cadetes de la Escuela Naval Militar (ESNM), de la Escuela Nacional de Náutica “Manuel Belgrano” (ESNN) y alumnos del Curso de Integración Naval (CUINA) recorrieron destinos y unidades de la Armada Argentina en la zona de Puerto Belgrano.

Se trata de cadetes de 1º a 4°año, que se encuentran realizando parte de la instrucción inicial en las dos Escuelas. Además hubo 14 alumnos del Curso de Integración Naval (CUINA), que desarrollan la etapa complementaria.

Desde el inicio a la comisión que comenzó con la zarpada desde el puerto de Buenos Aires, el grupo de cadetes de la ESNM estuvo a cargo del Jefe de Dotación de Embarco del establecimiento, Teniente de Navío César Fabián Paredes; mientras que el Teniente de Navío Rodrigo Javier Paz, acompaño a los cadetes de la ESNN.

“Este embarco sirve para aquellos que no habían tenido la oportunidad de ver la relación que tienen los cargos internos en una embarcación tan grande. Además para acostumbrarse a la rutina diaria de una unidad a bordo y todo lo que concierne a una navegación en sí”, mencionó el Teniente Paredes.

En la zona de Puerto Belgrano visitaron el Museo Naval Puerto Belgrano y la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar; conocieron el aviso ARA “Puerto Argentino”, el destructor ARA “Heroína”, la corbeta ARA “Robinson” y el buque logístico ARA “Patagonia”.

“El balance de esta experiencia es muy positiva. Los cadetes incorporaron nuevos conceptos y aprendieron cosas en la práctica, que ellos ven en la teoría, y eso les permite afianzar conocimientos; sobre todo la importancia en la vida a bordo de cada personal y cada guardia, que influyen directa o indirectamente en el resto”, concluyó el Teniente Paredes.

LA EXPERIENCIA EN LA VOZ DE LOS JÓVENES

La cursante del CUINA y licenciada en Relaciones Públicas Silvina Leali recalcó que “es la primera vez que tengo la oportunidad de embarcar en el rompehielos ‘Irízar’, ya que antes habíamos embarcado en el ‘Ciudad de Zarate’ y en la fragata ‘Libertad’. Es una experiencia sumamente enriquecedora para el Curso; la verdad que estamos muy emocionados de estar acá y lo estamos disfrutando a máximo desde el primer minuto”.

“Algunos de los cursantes han tenido la oportunidad de poder desempeñarse en su profesión y conversar con los profesionales que se encontraban a bordo. Se pudo aprovechar al 100% la experiencia”, completó.

Por su parte, el cadete de 2º año de la Escuela Nacional de Náutica, Igor Protzenko, destacó que “es la segunda vez que realizo este tipo de navegación. Este embarco nos permitió poner en práctica todo lo que aprendimos en estos dos años, ver lo que realmente nos quedó y cómo supimos aplicarlo en la práctica, ver lo que conocemos y lo que nos hace falta”.

Y agregó: “Esta experiencia es única; es increíble lo que se aprende. Estamos muy agradecidos por esta oportunidad y deseamos que pueda volver a darse en un futuro no tan lejano”.

“Es mi primera navegación a bordo del rompehielos y poder trasmitirle esas sensaciones a los cadetes de otros años es algo muy positivo. En definitiva, para todo el grupo de cadetes es una experiencia sumamente enriquecedora: conocer las grandes construcciones de la Base Naval y sus edificios fue algo increíble”, resaltó el Cadete de 4° año de la Escuela Naval Militar Pablo Miguel Salva.

Con respecto al intercambio con la dotación de la unidad, dijo que “el trato siempre fue muy respetuoso y ameno. Nos ayudaron a despejar nuestras dudas y nos transmitieron todas sus experiencias, ya sea a bordo o en su carrera militar”.

LA IMPORTANCIA DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL

La Escuela Naval Militar (ESNM) tiene como objetivo formar ética, militar, académica, profesional y físicamente a los futuros oficiales de la Armada en lo que refiere a la conducción de personal, la administración y el empleo de sistemas navales a fin de prepararlos para el ejercicio de las funciones y responsabilidades de su competencia y, asimismo, contribuir a la defensa de los intereses nacionales en el mar.

Por su parte, la Escuela Nacional de Náutica (ESNN), dependiente de la Dirección de Educación General de la Armada y la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF), brinda una formación integral a los futuros marinos mercantes en dos especialidades de carácter universitario y una de carácter técnico. Durante la cursada, los cadetes adquieren los conocimientos técnicos profesionales necesarios para el egreso, como así también se forma el carácter de los hombres y mujeres de mar.

Fuente: Gaceta Marinera